CUADERNOS JAPONESES

$599.00
Sin IVA

Autor: Igort

NO INFORMADO

<p style="text-align:center"><strong>Japón se había convertido para mí en el cofre de los deseos y, sobre todo, en un paraíso para los artistas. Embriagado por las viejas estampas japonesas, me adentré en aquel mundo de símbolos aparentemente sencillos que ocultaba una sabiduría misteriosa.</strong></p> ...

Cantidad

  Penguin Ugly Sweater - El mejor regalo

Compra un libro del catálogo +250 MXN, y llévate un Penguin Ugly Sweater Book. Da clic aquí.

 

*No disponible para venta individual | Edición limitada | Hasta agotar existencias

  ¡Celebra con nosotros la Navidad!

Recibe un regalito sorpresa en todas tus compras hasta el 15 dic / hasta agotar existencias

  Envío GRATIS para México en compras desde $99 MXN*

Tiempos de entrega estándar: De 2 a 9 días hábiles | Envío express sujeto a disponibilidad

Me había convencido a mí mismo, y a mis editores, de que en otra vida yo había sido japonés. Ellos, ceremoniosos, me habían acogido con una reverencia: «Nosotros, japoneses, estamos felices de trabajar con usted, que a su vez, en otra vida, ha sido japonés.» Adoraba a aquellas personas irónicas y sencillas pero entregadas a su trabajo con un rigor disimulado bajo dulces gestos melancólicos. Me entristecía la belleza antigua de tal o cual casa de madera y papel de arroz que divisaba de tanto en tanto por mi barrio. Evocaba un pasado muy remoto. Esta vez, en Cuadernos japoneses, se aleja de la denuncia social y política para hacer un homenaje a la belleza y a la cultura japonesas. Y es que Igort fue el primer dibujante occidental e italiano en trabajar directamente con la industria editorial japonesa. De sus múltiples viajes, ha recopilado una gran variedad de apuntes, dibujos, notas, cuadernos, bocetos y fotografías, para adentrarse en Japón y en su cultura, país de origen del manga y del anime. «Japón se había convertido para mí en el cofre de los deseos y, sobre todo, en un paraíso para los artistas. Embriagado por las viejas estampas japonesas, me adentré en aquel mundo de símbolos aparentemente sencillos que ocultaba una sabiduría misteriosa. Me había convencido a mí mismo, y a mis editores, de que en otra vida yo había sido japonés. Ellos, ceremoniosos, me habían acogido con una reverencia: "Nosotros, japoneses, estamos felices de trabajar con usted, que a su vez, en otra vida, ha sido japonés." Adoraba a aquellas personas irónicas y sencillas pero entregadas a su trabajo con un rigor disimulado bajo dulces gestos melancólicos. Me entristecía la belleza antigua de tal o cual casa de madera y papel de arroz que divisaba de vez en cuando por mi barrio. Evocaba un pasado muy remoto.»Igort

16 otros productos en la misma categoría: